Fotos: Pilar Díaz

“Soy conocido, no famoso”

Son las 10 de la mañana, recibo una llamada de mi padre, le explico quién es la persona a la que voy a entrevistar, con voz jocosa me pide que le diga que le ve todas las tardes en la 1 de TVE, es fan incondicional de Jacob Petrus.

Hace frío y llueve en Pozuelo de Alarcón, es 2 de febrero, La Candelaria, un día ideal para entrevistar a un hombre del tiempo. Llego puntual a mi cita, desde el primer momento me siento muy cómoda, me recibe con una sonrisa encantadora y una mirada cálida, aunque es su voz inconfundible, segura y con confianza, la que me hace percibir que estoy delante de un buen tipo.

Después de hacer algunas fotos en el plató de su programa, entramos en una sala grande y fría, bastan 2 minutos para que la conversación se vuelva fluida y natural.

Hace unos días ha sido papá y tiene permanentemente una sonrisa ambigua en su cara, no sabría decir si es de felicidad o de resignado cansancio por la falta de sueño.

Jacob Petrus, Florenci Rey… A los hombres del tiempo os recuerdan siempre por vuestros nombres. ¿La gente te llama por tu nombre? – Menos por mi nombre, me han llamado de todas las formas posibles, ya no les corrijo, no puedo pasarme la vida peleando. Es una batalla perdida. De hecho, Juan José Millas escribió un artículo en el que decía que los hombres del tiempo no existíamos, que estábamos inventados, precisamente por nuestros nombres tan raros.

Desde que presentas el programa Aquí la Tierra ¿Cuánto ha cambiado tu vida, puedes ir al cine tranquilamente, sin que te paren por la calle? – Si, perfectamente, yo soy conocido, pero no famoso. Es cierto que la gente me conoce mucho, incluso más por la voz, pero esto no me supone problema en mi vida diaria, en general son muy cariñosos conmigo.

¿En qué te diferencias de tus compañeros, que puedes aportar al mundo meteorológico? – A nivel personal, siempre he luchado por hacerme entender de una forma sencilla. Es ahora cuando empiezo a recoger esos frutos, la gente me dice que lo explico de una forma muy amena, que se entiende perfectamente. El origen está en entender tú mismo lo que quieres transmitir, entonces es muy fácil contarlo.

En el caso de Aquí la Tierra, creo que está siendo todo un descubrimiento, el éxito reside en que analizamos un territorio desde un punto de vista geográfico, y a partir de ahí lo desgranamos. Contamos que vegetación tiene, el relieve, la ganadería, tradiciones, fiestas, el carácter de la gente y sobre todo la gastronomía, variadísima y maravillosa en nuestro país.

Los altos datos de audiencia respaldan los espacios dedicados a “El tiempo”. ¿Siguen siendo los telespectadores de las zonas rurales los más fieles? – Si, sin duda. Pero la tendencia va cambiando, antes el tiempo afectaba muchísimo a la actividad agrícola y ganadera del país, pero ahora la sociedad tiene más tiempo libre y queremos que nuestros fines de semana sean perfectos, por eso queremos saber qué tiempo va hacer.

¿Si cambias la hora es un cambio de tiempo? – No, ya me gustaría que fuera cronológico y decidir a qué momento de la historia o del futuro trasladarme, pero prefiero que sea un cambio meteorológico, me encantaría tener en mi mano el poder de cambiar el tiempo dependiendo del momento.

¿Si pierdes un reloj, es una pérdida de tiempo? –  Si pierdes un reloj, según qué reloj, es un drama. En estos momentos tengo algunos relojes con un valor personal elevadísimo, sería un cataclismo, me moriría.

¿Si estás en las nubes, estas investigando? (risas) – Se puede investigar estés donde estés, hay que dejarse llevar y saber adaptarse al lugar. Además, para un geógrafo como yo, las nubes es un lugar perfecto.

Climatológicamente ¿Cómo sería tu día perfecto? – Amanecer con sol, un sol que caliente lo justo 23 o 24 grados a medio día, poder sentarme en una terraza a tomar una cerveza con un pincho de tortilla y jamón; esperar a que ese calor empiece a generar nubes y por la tarde alguna tormenta con descargas eléctricas, rayos, un poco de lluvia y poder sentir el frescor y el olor a tierra mojada por la tarde.

¿Alguna vez lloverá a gusto de todos? – Nunca jamás, ahí está la gracia sería aburridísimo, no me imagino a todo el mundo contento.

Me gustaría que definieras con fenómenos meteorológicos a estos compañeros tuyos:
Pilar Sanjurjo: Nevada
Mariano Medina: Ciclogénesis
Manuel Toharia: Arco Iris
José Antonio Maldonado: Terremoto
Eugenio Martín Rubio: Temporal mediterráneo
Paco Montes de Oca: Anticiclón
Roberto Brasero: Volcán
Mario Picazo: Pared de un huracán
Albert Barniol: Nube de tormenta con granizo
Mónica López: Sra. Borrasca
Martín Barreiro: Tornado gallego
Y por último defínete a ti mismo: Yo sería un día soleado con chaparrones.

Gracias Jacob, aquí tienes a una terrícola incondicional, nos vemos en el mismo sitio y a la misma hora.