“Las dietas détox no sirven para nada”

Entrevista con David García Serrano, nutricionista.

Lucía Martín Muñoz

El realfooding o “comida real” es un movimiento de vida saludable que está arrasando en redes sociales. David García Serrano es nutricionista y a través de su página de Instagram @ebullutionfitness comparte con sus seguidores rutinas alimenticias y de deporte.

El realfooding se ha volcado en la población y está ejerciendo una presión hacia la industria alimentaria para un buen etiquetado de los alimentos. ¿Por qué una etiqueta puede ser tan importante?

La información es poder y el poder te da la libertad de elegir. La industria alimentaria se aprovecha en parte del desconocimiento, en gran parte proporcionado por la mala información proporcionada por algunos medios y e incluso de la asociación de algunas organizaciones sanitarias con empresas de productos procesados con el fin de obtener fondos. Por lo tanto, una buena etiqueta, informando no sólo si es un ultraprocesado o no, si no si es alto en calorías, si contiene grasas trans… Nos aporta información directa y da libertad al consumidor de elegir si le es conveniente o no.

¿Qué es un ultraprocesado y qué efectos puede tener su consumo en la población? ¿Debemos eliminarlos por completo de nuestra dieta?

Según el Sistema de clasificación NOVA, los ultraprocesados son alimentos que contienen cinco o más ingredientes y que suelen incluir grasas, azúcar, sal, aceites, estabilizadores y conservantes entre otros. Estos productos raramente contienen alimentos frescos (verdura, fruta, carne, granos, etc) distinguibles. Es el caso de galletas, pasteles, yogures de fruta… Son productos que en su mayoría son deficientes de nutrientes necesarios como fibra, omega 3, vitaminas y minerales, aumentando el riesgo de ciertas enfermedades y mal funcionamiento del organismo. Sinceramente, no creo que debamos eliminarlos por completo de nuestra dieta ya que muchas veces la restricción total de ciertos alimentos puede llevar a desearlo, atracones puntuales, desórdenes alimenticios, o mala relación con la comida entre otros. Está claro que no eliminarlos no significa incluirlos a diario varias veces, pero sí saber disfrutarlos, sin abusar y tener el control sobre ellos.

El 58% de la población española dice tener una dieta saludable, pero ¿qué significa “saludable”?

Básicamente, una dieta variada, equilibrada y rica en alimentos que nosotros tengamos que preparar, limitando el consumo de productos refinados y procesados, sobre los cuales tendríamos el control. Aun así, hay que recordar que todos los alimentos tienen calorías y por muy “naturales o reales” que sean, si te llevan al sobrepeso, aumentas el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

¿Qué piensa de las dietas milagro y detox cuyo consumo ha crecido exponencialmente en los últimos años?

No valen para nada. La gente busca milagros, pretenden perder en pocas semanas lo que les llevó meses o años conseguir, y ahí es donde aparecen estas empresas para aprovecharse económicamente de la desesperación y falta de paciencia de la mayoría. El problema es que no enseñan absolutamente nada, hábitos ideales para poder continuar con un peso saludable después. Eliminas un grupo de nutrientes (carbohidratos o grasas) o cambias comidas por batidos o zumos durante un tiempo… pero cuando llegas al peso ideal, cómo no has aprendido nada, vuelves a los hábitos que te llevaron a coger el peso que no querías.

Los niños son en la mayoría de las ocasiones, los públicos objetivos de anuncios de comida ultraprocesada ¿cree que se debería educar desde las aulas la importancia de una alimentación saludable?

Sinceramente, creo que los profesores ya tienen bastante trabajo y responsabilidad con los programas de educación como para que la responsabilidad de una alimentación saludable recaiga sobre ellos. La verdadera responsabilidad de una alimentación saludable y variada es de la familia, que es donde más tiempo pasan los primeros años y de donde provienen las decisiones de las comidas. ¿De qué sirve que se les enseñe en las aulas “qué es comer bien” si llegan a casa y les hacen patatas fritas y palitos de merluza para cenar? ¿De qué sirve que les hablen de comer verdura o fruta y en casa les ponen cereales para desayunar y les dan el zumito y un bollo para el cole porque es lo más rápido y fácil?

Según un informe del INE (Instituto Nacional de Estadística), la principal causa de defunción en nuestro país está ligado a enfermedades cardiovasculares, que son más comunes en personas con obesidad. ¿Cree que tiene que ver con la comida ultraprocesada y el sedentarismo?

Creo que tiene más que ver con un conjunto de malos hábitos alargados en el tiempo, dónde, por supuesto, el sedentarismo y elección de alimentos ultraprocesados tienen o pueden tener un gran peso en muchos casos, pero para llegar a tener sobrepeso, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares, no sólo se debe a la comida ultraprocesada, también hay que tener en cuenta el balance energético, en este caso, superavit calórico. Consumir más calorías de las que gastas durante un periodo de tiempo día tras día te llevará a obtener sobrepeso. Dejando claro que la comida ultraprocesada lo facilita, el problema no es sólo de ese tipo de alimentación. Si abusas de comida “natural o real” también puedes llegar a pasarte de calorías.

¿Hay alguna clave para llevar una vida saludable?

Moverse a diario y hacer deporte al menos dos veces a la semana. En cuanto a la nutrición ,considero clave una dieta variada y equilibrada con verdura a diario,  proteína de fuentes como carne magra, pescado, lácteos o huevos entre otros; grasas de fuentes cómo pescado, frutos secos, aceite de oliva, etc; consumir legumbres y pescado entre dos y cuatro veces a la semana y cocinar a menudo, algo que últimamente parece una tarea difícil. Disfrutar de otras comidas de vez en cuando, con control, también es importante, sin obsesionarse. Pero una vida saludable va más allá del deporte o la comida… Reírse a menudo, tener contacto con otros seres humanos (amigos, familia, etc), salir a ver el sol, cuidar la salud económica (no malgastar), nutrirse a menudo leyendo, escuchando o viendo (no sólo noticias), y la salud mental, cuidarla.

Según estudios de SECO (Sociedad Española de Cirugía y de Enfermedades Metabólicas) en España la obesidad ha aumentado del 7,4 al 17,0% en los últimos 25 años. ¿A qué cree que es debido?

La obesidad es una enfermedad compleja que incluye desde problemas económicos hasta problemas genéticos, pasando por el complejo mundo de la psicología. Hay que tener en cuenta que hoy día hay mucha más disponibilidad de alimentos, muchos de ellos alimentos muy “satisfactorios”, poco saciantes y altos en calorías. El estilo de vida ha cambiado, tirando hacia el sedentarismo, con trabajos dónde pasas ocho o diez horas sentado. Podríamos decir que la situación económica en los últimos diez años también puede influir en esta subida.

¿Es caro llevar una vida sana?

No creo que sea caro llevar una vida sana en general, pero si requiere algo más de dedicación y tiempo, sobre todo al principio para planificar y tener claras tus elecciones si comes fuera.