El PP confía a Garrido la Presidencia de la Comunidad

El PP confía a Garrido la Presidencia de la Comunidad de Madrid

Tras la caída de Cristina Cifuentes acorralada por el falso Máster y un polémico vídeo, su número dos se hace cargo hasta final de legislatura de la gestión regional

Autoridad para la continuidad. Mariano Rajoy confirmó a Ángel Garrido, hasta ahora presidente en funciones, como máximo responsable de la Comunidad de Madrid tras la renuncia de Cifuentes. El Presidente del Gobierno otorga este encargo a Garrido, considerado ‘hombre de partido’ y, además, encomienda la labor de gestión del Partido Popular de Madrid a otro peso pesado, el presidente del Senado Pío García-Escudero.

Un golpe de efecto realizado doce días después de la dimisión de Cristina Cifuentes de su cargo como Presidenta. Cifuentes, cuya imagen había quedado gravemente dañada por la falsa titulación en la Universidad Rey Juan Carlos, presentó su dimisión tras otra polémica: un vídeo del año 2011 en el que la mandataria se veía involucrada en un hurto en un supermercado.

La polémica por la decisión de la dimisión no ha cesado. Desde el fuego amigo a las venganzas personales, han sido algunos de los motivos esgrimidos por el entorno de Cifuentes para explicar la publicación de un vídeo que ha supuesto su puntilla política.

Los movimientos previos a la salida a la luz del vídeo, en relación con el Máster habían condenado a la expresidenta. El Partido Socialista de Ángel Garrido anunció una moción de censura al entender que las explicaciones sobre esta cuestión habían sido escasas por parte de los populares. Podemos, a través de Ramón Espinar, aseguró que apoyarían esta moción que necesitaba, además, el apoyo de Ciudadanos al faltar un solo voto para la mayoría que permitiera el cambio de gobierno.

Los naranjas mostraron prudencia y aseguraron que esperarían a una Comisión de Investigación para pedir la cabeza de Cifuentes. Días después, y ante la constante publicación de informaciones que ponían en entredicho los argumentos populares, Ignacio Aguado aseguró que el PP perdería la muleta de Ciudadanos si no planteaban un candidato alternativo.

Y de ahí, el fin sabido de la publicación de un vídeo que también ha dado que hablar. “Lo que estamos viendo es falso periodismo, sectores del PP utilizando a gentuza para destruir a un ser humano” aseguró Pablo Iglesias, líder de Podemos, para referirse a la difusión del vídeo por parte del tabloide OkDiario que dirige Eduardo Inda. En esa misma línea se mostraron otros políticos como el alcalde vallisoletano Óscar Puente quien fue contundente a través de su cuenta de Twitter: “Lo de hoy de Cifuentes huele a mafia nauseabunda. Un vídeo de hace 7 años. Lo sacan hoy en  el medio que eligen habitualmente para darse las navajadas y los tiros en la nuca. No han tenido valor para hacerla dimitir y la ajustician en público. Da asco y mucho miedo”.

2019

La elección de Ángel Garrido no es casual más allá de ser el número dos del Gobierno. Un hombre fuerte del partido, de temperamento correcto y sin escándalos, es la propuesta de Génova para calmar las turbias aguas tras los escándalos a un año de las elecciones de 2019. Unas elecciones que podrían suponer el primer gran fiasco de los populares en la región toda vez que la alcaldía de Madrid les fue arrebatada por Manuela Carmena en 2015.

Las encuestas son demoledoras respecto a la pérdida de voto a los populares que pasarían a ser el segundo partido de la cámara madrileña perdiendo entre 11 y 16 representantes. El trasvase situaría a Ciudadanos como primera opción con un crecimiento de más del doble de los 17 diputados conseguidos en 2015 en una horquilla que oscilaría entre los 36 y los 40 representantes.

Por otro lado los partidos hoy en oposición que, según la encuesta de  NC Report para La Razón, continuarían con su sangría de votos y representantes. Estos datos son previos a la presentación de candidatura conjunta de las diversas corrientes de Podemos que situarán a Íñigo Errejón como candidato a la presidencia contando en su equipo con otros nombres fuertes del partido como la diputada Tania Sánchez, el senador y diputado madrileño Ramón Espinar o José Manuel López, exportavoz morado en la Asamblea. Por parte del PSOE, silencio. Satisfechos con la representación del externo Gabilondo, no moverán ficha hasta conocer las apuestas de los otros tres partidos.

El baile de nombres de cara a las candidaturas es un hecho. Pablo Casado, diputado y vicesecretario general de Comunicación, es la carta mejor colocada para encabezar el cambio de imagen de los populares madrileños. Elegido el nombre, la ubicación es una incógnita. Fuentes del Partido Popular aseguran que la alcaldía de Madrid para el 2019 es una quimera y que el sitio ideal para Casado sería la candidatura a la Asamblea que permitiría un duelo de imagen con Errejón.

En esa misma tesitura se mueve Ciudadanos. Conocedores del previsible traspaso de papeletas desde el votante popular, los naranjas no confirman que Ignacio Aguado sea el candidato ‘oficialista’ en 2019, algo que se decidirá mediante sistema de primarias en los meses de noviembre o diciembre. Pese a considerar que Aguado ha realizado un trabajo eficiente en su cometido, la visión ‘ciudadana’ es que su imagen sigue siendo desconocida para el elector al contrario que sucede con otras figuras de carácter más público como Begoña Villacís, Toni Roldán, Fernando de Páramo o Inés Arrimadas.

Para su puesto suenan nombres dispares. Entre ellos el del Premio Nobel Mario Vargas Llosa algo que ha sido descartado por José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos.“Es solo una especulación que no tiene ninguna base” aseguró aunque la línea naranja pretende nombres de primer nivel para las próximas elecciones municipales y regionales que, aseguran, pueden suponer el salto definitivo de Ciudadanos a gobiernos de los que ahora carecen.

Darío Novo

Hablo en la radio y escribo en WordPad.