Javi Ros tras su gol de penalti ante el Rayo Majadahonda. Real Zaragoza

El Zaragoza agua el estreno en segunda del Rayo Majadahonda (2-1)

@DarioNovoM

Los primeros días de colegio todo se nos hace muy grande. Nos pasa también cuando pisamos por primera vez el instituto o cuando vemos los Campus universitarios. No hay espacio tan grande como el de la iglesia de nuestra boda o el vacío de una cama la primera vez. Las primeras veces.

El Rayo Majadahonda no puntuó en su estreno en la división de plata del fútbol español por los espacios, por lo grande de un campo que fue de primera y precisamente por esa misma palabra, por una primera parte aciaga, como de quien no se presenta a una cita.

Con todo y con eso los primeros días de clase son complicados para todos. El Zaragoza comenzó desde el comienzo con la fuerza de quien tiene que llevar la delantera. El terreno se fue cediendo con las buenas acciones de Buff y Pombo. En el 30 de la primera, Enzo, vio una tarjeta amarilla por poner la pierna tan arriba como su apellido, Zidane, está dentro del fútbol.

Y si de Pombo se hablaba cuando se hablaba de peligro, fue él el encargado de abrir la lata en la Romareda dos minutos después. Lo hizo tras un pase de Verdasca, puntilloso e hiriente durante todo el partido. El delantero zaragozano batió a Basilio, el héroe del ascenso y uno de esos jugadores de siempre que tanto merecen los focos, el futbol profesional, como una trayectoria a una vida.

El segundo tanto, al borde del descanso llegaría de un disparo desde los once metros que batió al cancerbero por la izquierda. El tanto fue obra de Javi Ros, capitán maño que recibió la falta de Óscar Valentín. De ahí, la condena.

Revulsivo insuficiente

En la segunda parte, Iriondo movió el banquillo con la salida de Enzo Zidane y la entrada de Toni Martínez que daría un aire nuevo a los majariegos con un paso adelante necesario.  Con la segunda parte, más revulsivo. El de Aitor García en lugar de Jeisson perdido como un millenial en Cuéntame.

Tras arrelones varios de Pombo y Buff, este por un bluff defensivo, llegaría el acercamiento majariego en el minuto 84 tras un contragolpe que llevaría el nombre de Toni Martínez. No fue suficiente y el 2-1 final se impuso en el estreno en segunda del Rayo Majadahonda. Corazón y revulsivo no bastaron para la primera vez en un estadio de primera en lo poético. La semana que viene nueva primera vez en el Metropolitano. Y la de veces nuevas que quedan.

Darío Novo

Hablo en la radio y escribo en WordPad.